lunes, 3 de agosto de 2015

LA MANCHA DE ROLANDO: ORGULLO DE AVELLANEDA


Entrevista exclusiva con una de las bandas de rock más populares del país.

La prestigiosa banda de rock nacional nació hace 24 años en el corazón de nuestra ciudad, cuando unos chicos se juntaron “a hacer melodías”. Con el correr del tiempo, la banda creció a pasos agigantados y varios temas suyos no pararon de sonar en radio o televisión. Aún hoy, “La Mancha” sigue ensayando en Sarandí, mientras prepara un nuevo disco y una serie de recitales en Capital y México.

“Nos encanta caminar las mismas calles del barrio desde que éramos muy chicos. Es nuestro lugar”, afirmó Manuel Quieto, cantante del grupo.

Como casi desde su nacimiento, “La Mancha” ensaya en la calle Brandsen (Sarandí), en un Centro Cultural donde funcionaba una vieja curtiembre.

Manuel (voz y guitarra) y Franchie (primera guitarra) – únicos sobrevivientes de la formación original – arrancaron con la música aproximadamente a los 15 años en busca de sus sueños, y en esos tiempos, Avellaneda aparecía cada día más decorada con pintadas o afiches de la banda. “A pesar de los años, ‘la llama de la música’ sigue vigente, nunca nos cansamos de tocar y hacer melodías. Y que nunca se apague esa llama es lo que siempre le pedimos al Dios de la música, y por suerte éste siempre nos responde positivamente, pero sabemos que depende de nosotros”, explicó “El Negro” (como le dicen a Manuel), siempre bien predispuesto y gesticulando cada frase.

Franchie, a su lado, mucho más calmo, agregó: “Y viajar, ensayar, grabar y especialmente tocar en vivo, lo hacemos siempre con una sonrisa, como desde un principio. Aunque nos llamen para presentarnos en cuatro lugares seguidos, y sabemos que terminaremos cansadísimos, nunca nos negamos y nos cuidamos para que la persona que observe el último recital, aprecie uno tan bueno como fue el primero”. Y juntos, coincidieron: “Todo eso nos pasa porque amamos al grupo y lo que hacemos”.

En esta exhausta pero no menos divertida aventura los acompaña Matías Sobrado, en teclados y coros, quien se sumó a “La Mancha” hace cinco años: “Afortunadamente me tocó entrar a una banda donde todos sus integrantes son geniales como músicos y personas. Yo era un fan del grupo y ahora poder ser uno de sus integrantes es un privilegio y un gran crecimiento personal. Estoy muy agradecido a la vida y a ellos, porque me dan la posibilidad de vivir de la música, que es lo que siempre soñé”.

Y Gabriel Lazzarini, con gran experiencia en su haber, se sumó hace dos años para hacerse cargo del bajo: “Apenas llegué pensé que estaban todos locos y me quise ir a la mierda (risas)”. Enseguida, dejando el humor de lado, añadió: “Conocí gente muy piola y muy buenos profesionales. Es una linda experiencia la que estoy viviendo, porque me encanta el rock que le brindamos al público”.

Gaby también hace presentaciones con la banda de funk y soul “La Groovisima” (la cual participaba en el programa de televisión “Duro de acostar”, con Roberto Petinatto, a mediados de los ‘90) y, además, está muy feliz con el actual “momento musical” que se vive en el país.

La más reciente adquisición es el joven Matías Gabotti, batero del grupo hace sólo cuatro meses: “Es un sueño hermoso lo que estoy viviendo. Mis compañeros son muy grosos y aprendo día a día de ellos”. Gaby, siempre con una sonrisa y robándole otra a los demás, añadió: “Este pibe es el que nos va a echar a todos, toca muy prolijo”.

Nuevo disco y gira por México
Actualmente, “La Mancha” está en proceso de grabar su 19° disco (incluidos CD, DVD, CD en vivo o recopilaciones).

“Estamos grabando con nuestro amigo y productor Álvaro Villagra (quien le produjo álbumes a Pappo, Los Fabulosos Cadillacs, Divididos, Los Piojos, Bersuit Vergarabat, entre otros). Con él estamos laburando hace ya 10 años y nos ayuda un montón, pero aún el disco está muy verde, sólo vamos al estudio a zapar. Obviamente tenemos algunas bases, pero se reformula todo ahí, como si fuera un juego. La creación es caos, y eso es lo atractivo”, contó el Negro.
Por consiguiente, aún no sé puede adelantar nada sobre el nombre del disco, canciones o la fecha exacta de su lanzamiento: “Para septiembre creemos que estará en la calle y ahí haremos las presentaciones correspondiente, pero todavía no pensamos en nada”.

La Mancha planea hacer una serie de recitales en “Niceto Club” de la Capital, mientras que en agosto partirá rumbo a México, para tocar el 19 en el Auditorio Nacional de ese país, teloneando a “Los enanitos verdes”; el 23 se presentará en Foro Alicia y finalizará el 5 de septiembre, en Pogna (Islas Mujeres). “Estamos muy entusiasmado por este nuevo viaje y trataremos de brindar un gran show para que el público del exterior aprecie el rock nacional. Son todas cosas nuevas que nos carga las pilas cada vez más”, señaló Franchie.

A pesar del paso de los años y la fama, “La Mancha de Rolando” tiene sus raíces bien arraigadas en el barrio y no pretende mudarlas (salvo Gaby Lazzarini, todos sus integrantes viven en Avellaneda).

“Vivimos, ensayamos y nos movemos acá. Es nuestro lugar. Es lindo caminar las mismas calles desde que éramos muy chicos y cruzarse las mismas caras, aunque ahí te das cuenta lo hecho bolsa que estamos”, dijo Manu, entre risotadas.

Enseguida añadió: “Nos acordamos de los negocios que ya no están, saludamos a nuestras maestras de primaria y hasta me acuerdo de los árboles a los que me trepaba”. Y Franchie, siguiendo la sintonía nostálgica, recordó: “Siempre nos acordamos de nuestras primeras presentaciones en “Leales y Pampeanos” y en la Plaza Alsina. Fue hermosa esa época y estamos orgullosos de estos 24 años de banda, donde logramos lo que nos propusimos desde un principio”.
“La Mancha de Rolando”, orgullo de Avellaneda.
El video clip de un hit en el Roma
Antes de 2004, en diversos programas radiales ya se escuchaban varias canciones de “La Mancha de Rolando”, como “Siempre esperando”, “Mago de la lluvia” o “Buscar”, pero a partir de ese año, más precisamente con el lanzamiento del disco “Viaje” que contenía el tema “Arde la ciudad”, la banda se hizo mucho más popular y eso se notó en el núcleo del grupo. “Desde que lanzamos ese disco, las giras se han hecho más seguidas, duraderas y cotidianas.

Todo se volvió mucho más intenso y estamos eternamente agradecidos a los medios y al público por eso”, señaló Manuel Quieto.
Y en ese torbellino de fama y melodías, vale recordar que el video clip de “Arde la ciudad” se realizó en el Teatro Roma, de Avellaneda. Allí se observa a los integrantes del grupo con sus familiares más cercanos, en escenas muy emotivas.

El tema -compuesto por Manu – es un homenaje para la gente que durante el Mundial ‘78 buscaba desesperadamente a sus familiares y amigos que habían sido detenidos, muertos o desaparecidos por la dictadura militar.

Esas imágenes, aún hoy recorren decenas de medios televisivos y de internet en todo el país



No hay comentarios.:

Publicar un comentario