miércoles, 13 de enero de 2016

Enzo Acosta: No hice Inferiores, me vieron jugando con mis amigos en el barrio




Miercoles 13/01/16 Multimedio ENLAMIRA

El miércoles pasado firmó su primer contrato como profesional con Quilmes, por dos años. Enzo Acosta, este volante ofensivo nacido en Avellaneda el 30 de noviembre de 1996, ya integra el plantel profesional cervecero y realiza la pretemporada en Mar del Plata.
El mediocampista de 19 años dijo que "estoy tranquilo y esperando lo que venga. Estoy contento por haber firmado y por estar trabajando con el grupo en Mar del Plata. El cuerpo técnico me habló y me dijo que este es mi año, que le meta. Hay que trabajar duro día a día y dar el máximo que se pueda. Igual un poco adaptado al grupo ya estoy, de a poco le voy agarrando la mano, porque estuve en los últimos meses del año pasado. De a poco voy agarrando ritmo, hay que seguir así día a día. Gracias a Dios se me dio, ahora hay que escuchar al técnico, cumplir con las órdenes que él me dé y dejar todo adentro de la cancha". Respecto de los jugadores que dejaron el club y los que han llegado, Acosta comentó que "el grupo ha cambiado, se han ido varios, pero gracias a Dios queda una muy buena cantidad de compañeros, y que todos trabajan cada día para intentar ser mejores. Estamos contentos trabajando en estos primeros días, que por ahora vienen tranquilos. Seguramente lo más duro va a empezar en esta semana, y hay que prepararse para eso. Hay que romperse bien el alma en todos los entrenamientos y demostrar lo que uno sabe y lo que tiene para dar. Ojalá me toque poder jugar algún partido, pero como dije, eso es más adelante, ahora hay que estar tranquilos y pensar en el día a día. Lo demás viene solo". Acosta terminó contando su historia personal, que para un jugador de fútbol es bastante particular. El volante confesó que "no hice Inferiores. Me vieron jugando con mis amigos en el barrio, en Villa Corina, y me dijeron que tenía condiciones y me trajeron para Quilmes. Es un barrio chico, me conocen y sabían que uno tenía condiciones, pero uno siempre tuvo humildad. Además, como mis papás trabajaban catorce horas por día y yo tenía que cuidar a mis hermanas, que son chiquitas, y no tenía quién me cubra. Pero bueno, gracias a Dios me vieron, vine a Quilmes, se me dio y mi mamá dejó de trabajar, ahora lo hace sólo mi papá. Y ahora yo voy a poder darle una mano también".


Fuente: Medio X.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario