viernes, 25 de marzo de 2016

De Lanús a París: premian a una científica por su lucha contra el dengue

Científica argentina recibió el premio L’Oréal-Unesco en Francia

La científica argentina Andrea Gamarnik recibirá en París el premio a la mujer de ciencia del año en Latinoamérica. Será distinguida como mujer de ciencia del año. Descubrió cómo muta y se propaga el virus.


               
Para decenas de miles de viajeros de todo el mundo, la primera imagen que tienen al llegar a París es la de una mujer argentina. Enormes carteles con el rostro sonriente de Andrea Gamarnik adornan las salidas del aeropuerto Charles De Gaulle. Y hasta ella se sorprendió al verlos –y al verse– cuando aterrizó en la capital francesa para recibir un premio internacional que la coloca entre las científicas más importantes del momento..
Un jurado internacional de 13 expertos, presidido por la Premio Nobel de Medicina de 2009, Elizabeth Blackburn, declarará esta noche a la investigadora argentina como la mujer de ciencia más destacada del año de América Latina y como una de las 5 mejores del mundo, entre más de 2.500 colegas nominadas de 135 países.
La experta, a sus 51 años, recibirá el premio “L’Oréal-Unesco por las Mujeres en la Ciencia” por haber liderado en la Argentina una investigación de 15 años que permitió comprender los mecanismos moleculares de propagación del dengue y aportó claves para el desarrollo de futuras vacunas y antivirales. Su trabajo reveló, entre otras precisiones, que el virus muta cada vez que pasa desde los mosquitos a los seres humanos, y que esa adaptación aumenta su eficacia para replicarse y contagiar a más gente.
“Sus descubrimientos son verdaderamente nuevos y son ejemplos de la investigación de alto nivel”. Así elogió Blackburn a Gamarnik y a las otras cuatro científicas galardonadas, una por cada continente, de quienes se destacó su “tenacidad, creatividad e inteligencia para cambiar el mundo”.
Gamarnik se crió en Lanús Este, donde aún hoy vive. Se formó en la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA, se especializó en Virología en la Universidad de California y trabajó en el exterior hasta que decidió volver al país, en 2001, para investigar el dengue. Hoy es investigadora principal del Conicet y es jefa del Laboratorio de Virología Molecular de la Fundación Instituto Leloir, donde trabaja sobre su proyecto con ocho investigadores a cargo.
El premio, de 100 mil euros, lleva 18 ediciones y es la cuarta vez que distingue a una argentina. Gamarnik lo recibirá hoy en la Maison de la Mutualite, a metros de la catedral de Notre-Dame. Ese dinero, según anticipa, lo utilizará para seguir luchando contra el dengue, que en el mundo infecta cada año a más de 390 millones de personas y que esta temporada ya enfermó a más de 20.000 argentinos.

“Siento el premio como un reconocimiento a muchos años de trabajo de nuestro equipo, y a la vez como una palmadita en la espalda para seguir adelante, formando gente y haciéndole aportes a nuestra sociedad. Es un incentivo para seguir soñando, y a la vez una ayuda necesaria porque el sueldo del Conicet es limitado”, dijo a Clarín. Su próxima meta será usar los conocimientos obtenidos para desentrañar los misterios del zika, otro virus peligroso del que “casi no se sabe nada”.

“Quisiera –deseó– que este premio sirva para que más mujeres se animen a formarse y a desarrollarse como científicas en la Argentina. No es fácil: hay que luchar contra limitaciones importantes en recursos e infraestructura, y contra estereotipos de género que aún nos impiden acceder en igualdad a las posiciones directivas. Pero si sentís pasión por el conocimiento, y encima podés contribuir a que la gente viva mejor, luego la satisfacción es enorme”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario