martes, 27 de marzo de 2018

UN COMEDOR DE BUDGE PIDE COCINA, ALIMENTOS Y PERSONAS PARA COLABORAR


El merendero Nueva Esperanza recibe a alrededor de 40 niños y a sus familias todos los fines de semana, pero en invierno auguran poder abrir todos los días por la necesidad que hay en el barrio.



Desde que abrió sus puertas, hace 2 años, el Comedor Nueva Esperanza de Budge necesita cada vez más ayuda para abastecer las necesidades de los niños y sus familias.
Por el momento están cocinando a leña y abriendo las puertas los fines de semana, pero la idea es estar todos los días porque la situación actual lo requiere.
“Queremos estar más presente en el invierno cuando la situación es más compleja. Necesitamos una cocina para poder hacer comidas más elaboradas y nutritivas y además recibimos donaciones de todo tipo porque hay muchas necesidades”, destacó el Saúl Palomo uno de los encargados del comedor.
Por el momento, el lugar recibe ayuda de los comerciantes de la zona que aportan lo que pueden.
“La panadería ‘La Poro’ de Budge nos dona todos los días el pan y otros comercios brindan galletitas, pollo, verduras. Tenemos una fundación que nos abastece con leche en polvo”, señaló Palomo que junto a su esposa y su hija buscan la manera de conseguir donaciones.
También, el espacio cuenta con voluntarios que colaboran con dicha familia, pero necesitan que se sumen más personas.
“Nuestra idea no es sólo brindar un plato de comida, también queremos acercar a los más chicos a la lectura. Tenemos algunos libros, pero también estamos juntando”, manifestó Palomo, quien además dijo que le gustaría que las personas con ganas de ayudar puedan brindar talleres para que los chicos aprendan un oficio.

“Queremos que cuando sean grandes recuerden este espacio no sólo como el lugar donde comían, queremos que se capaciten”, concluyó el responsable del lugar ubicado en Necol 2300, Budge.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario