viernes, 24 de agosto de 2018

HÉCTOR "CACHO" DÍAZ: "DONDE EL ESTADO NO LLEGA, SIEMPRE ESTÁ LA IGLESIA"




Hablamos con Hector "Cacho" Diaz, de la comunidad Jesús Pan de Vida, sobre la iniciativa de algunos diputados en donde se plantea la separación de la Iglesia y del Estado, entre otros temas.





"Hay muchas tierras que son de la Iglesia y que las explota el Estado"    

 “La Iglesia está antes que el Estado”, sostiene Héctor “Cacho” Díaz, de la comunidad Jesús Pan de Vida María del Rosario, en diálogo con Marcelo Brunwald: “Hay muchas tierras que son de la Iglesia y que las explota el Estado. El Estado, esos 130 ó 120 millones que paga a los obispos realmente son un pequeño interés que está devolviendo de lo que él mismo explota.”
     Según datos oficiales, el dinero total que se le otorga a la iglesia no llega al 0,04 de los 300.000 millones que el gobierno pretende ahorrar para reducir el déficit fiscal. Sin embargo, este aporte estatal no supera el 7% del volumen del dinero que maneja la Iglesia para todas sus obras. Esto derriba el mito de que el 100% del dinero que maneja la iglesia se lo da el estado y de que retirando el aporte a la Iglesia se reduzca significativamente el déficit.
    “La Iglesia puede prescindir de esto”, asegura Héctor Díaz. “Nuestra Iglesia se mantiene por sus propios fieles. El Estado lo único que hace es retribuir algo que tiene de la Iglesia.”
Destaca las tareas sociales que se llevan a cabo desde la institución: “ Hay sacerdotes en lugares inhóspitos donde no llega nadie. ¿Quién sabe, por ejemplo, lo que hacen las hermanas de la Caridad que son las discípulas de la Madre Teresa de Calcuta? Yo conozco la historia de ellas y dónde están: están metidas en distintas villas, dándoles de comer a chicos, enseñándoles a salir de la pobreza. Claro que no alcanza. “
Donde el Estado no llega, siempre está la Iglesia”, resume.

     El pronóstico que pinta es sombrío: “Cada vez vamos a estar peor. Así le va al país. Así le va al gobierno tirándose contra la Iglesia. Cada vez vamos a estar peor. Por una cuestión lógica: está la masonería metida en todo esto, todos lo sabemos dentro de la Iglesia. Macri es un masón encubierto. Fijate cómo se persigna, ese es el signo masón”, indica.
     “Yo quiero que Macri termine bien su gobierno”, señala, pese a todo: “Que después sea juzgado de la misma forma en que fue juzgada la ladrona que tenemos sentada en el Senado, la señora Cristina, esa que se llevaba bolsos y bolsos y ahora se defiende panza arriba.”

    Otro tema ineludible en estos días es el de los casos de pedofilia que involucran a sacerdotes del culto. “ Nosotros admitimos que hay pedófilos como en cualquier otra institución. El Papa los está descubriendo. Que se pudran en la cárcel y que paguen el castigo eterno que van a tener y que es el infierno. Es la promesa que hace nuestro Señor y en la cual está sustentada nuestra fe”. Más adelante precisa: “El tipo que sea desviado también está desviado en la policía, y dentro del gobierno y como padre de familia”

    Rechaza las acusaciones de pactos de silencio dentro de la Iglesia: “Si vos conocés algún pedófilo dentro de la Iglesia, no podés decir '¡No, pero es bueno!'. ¡No, no! Es un pedófilo y es mala persona: es un demonio. Hay que denunciarlo. No hay que ser cómplice. Yo no apañaría a un tipo que esté al lado mío y que sea corrupto o que toque a un niño. No me importa quién sea. Yo lo denuncio. No me transformo en un Judas por hacer eso. Mi Dios me va a decir: 'Hiciste lo que tenías que hacer'. “

     Por estos días también se ha promocionado bastante, como secuela del rechazo a la legalización del aborto en el Poder Legislativo, una suerte de apostasía masiva, esto es, la renuncia a la fe católica. Héctor Díaz opina: “Aquellos que se quieren ir de la Iglesia, ¡que se vayan! Si Cristo mismo lo dijo. Quieren irse, váyanse todos. Si yo no los preciso. Dios no los precisa.” Y define cuál es el papel de la institución dentro de la vida social: “La Iglesia está para que vos te congregues en la iglesia y puedas salvar tu alma, nada más que eso. Esa es la función de la Iglesia.”
“Al no ir a misa ya no sos católico. El católico es el que practica la fe, el que va a misa”, señala y descarta la relevancia de un trámite burocrático para la práctica del culto: “Los mandamientos dicen: amarás a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a tí mismo. El católico que practica la fe tiene que hacer eso. El católico que no hace eso no se puede llamar católico”.

     Y ejemplifica con el caso de Gladys González: “Jurando frente a la biblia, viniendo a las misas... La atendí personalmente más de diez veces en la radio del obispado. Y votó a favor del aborto. Sus hijas la convencieron, en lugar de convencer ella a sus hijas, de que lo que están defendiendo está mal, que matar a una criatura en el vientre de su madre es un asesinato. ¿Cómo tus hijos te van a convencer a vos de legislar para tu hijos, en lugar de legislar para la mayoría?”, se pregunta.

    Siguiendo con la política local, cuenta una anécdota que ilustra el alejamiento entre el pueblo y sus dirigentes: “El sábado después de dar misa me fui a almorzar a un restaurant cerca de la parroquia. ¿Quién ingresó con toda una comitiva? El intendente de Avellaneda, el señor Ferraresi. Pero fue arriba, a un espacio que tienen reservado para ellos. Escondiéndose. No come con el público. No: reservadito allá arriba, que no venga a molestarlo nadie. “

     “No pueden caminar entre la gente. Eso es lo peor que te puede pasar”, sentencia.




🎙️ Podés escuchar la entrevista completa:


No hay comentarios.:

Publicar un comentario