viernes, 21 de septiembre de 2018

MAXI Y BRIAN, ARTISTAS DE HIP HOP: "AL FIN Y AL CABO LO QUE UNE ES LA MÚSICA"

Brian, Marcelo Grunwald y Maxi.
Brian y Maximiliano, amigos de toda la vida y exponentes locales del hip hop, nos deleitaron con sus habilidades para el freestyle y el beatbox en la primera mañana de primavera.

El freestyle nació en el Bronx neoyorquino de los 70s, cuando los chicos pobres del ghetto rimaban improvisando acerca de sus problemas cotidianos. Como no todos tenían el equipamiento para acompañarse rítmicamente, así nació el beatboxing, que es hacer sonidos percusivos con la boca.

“Los pioneros en nuestro país fueron Sindicato Argentino del Hip hop, Zulu Hip Hop Jam, y que por ahí no son exclusivamente hip hop, como Dante Spinetta, Illya Kuryaki and the Valderramas”, nos cuenta Maxi.
El dúo en acción.

“El primer contacto que tuve con hip hop en mi vida fue un video de chicos bailando breakdance, Yo tendría 10 años y eso me voló la cabeza. Yo era un poco hipereactivo y hacía capoeira nada más”, recuerda. “Más tarde, vi en MTV cuando pasaba música, un video de Eminem con subtítulos, y me di cuenta de que todo tenía sentido. De ahí en adelante fue investigar y conocer gente que hacía breakdancing.”

El hip hop ya tiene bastante historia incluso en nuestro país, lo que enfrenta a veces a puristas del género, conservadores, y quienes son más flexibles a las nuevas orientaciones. “Ahora está creciendo la cantidad de personas que siguen esto y creen que empezó ahora. Los que están de antes los ven con escepticismo.” Pero más allá de eso, las fiestas, reuniones y eventos se llevan a cabo en paz. “Al fin y al cabo lo que une es la música”, opina Brian.

“Lo mío es más contar una historia o hacer poesía”, indica Brian. Maxi, el otro integrante del dúo, también se divide entre el beatboxing y el freestyle. “Lo mío es más musical; lo de Brian es la palabra”, dice Maxi, que además estudia actuación.


Se suelen hacerse juntadas masivas al aire libre para celebrar y ejercitar el arte de la rima y el beatboxing en lugares estratégicos como el Parque Rivadavia o la estación Claypole.

Las destrezas que dominan Maxi y Brian no se enseñan en ningún lado por ahora. “Es práctica”, asegura Brian, “al que le gusta va por la calle y todo el tiempo inventa cosas para desafiarse”. Sobre el inquietante arte del beatboxing, Maxi aporta: “Es mucha práctica, hasta que la boca sola se va acomodando, controlás el flujo de aire, la respiración y la forma de inventar sonidos”.


Escuchá la entrevista y escuchá el mini recital aquí:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario