lunes, 10 de septiembre de 2018

ZULMA DE BERNAL OESTE: "PARECIERA QUE SOMOS UNA POBLACIÓN DE DESCARTE"





La estructura se levantó en dos días
Zulma, vecina de Bernal Oeste, se comunicó con nosotros por la inquietud que provoca una nueva antena de comunicaciones que podría afectar seriamente la salud de la población de su barrio.


El predio donde se levanta la nueva antena está en la calle 193bis entre Tomás Flores (ex Pasco) y Monseñor de Andrea es de un vecino y en primer momento se creía que iba a destinarse a playa de estacionamiento para colectivos. Pero después vieron que rápidamente se erigió en el lugar una enorme torre de comunicaciones que llegó a los 24 metros en cuestión de días. La compañía encargada de la construcción es Evotech, que la alquila a empresas de telefonía que contratan el servicio para transmitir comunicaciones y datos.

La zona afectada


Los vecinos han canalizado la preocupación con cartas a la Secretaría de Medio Ambiente del Municipio y mañana se movilizarán al Concejo Deliberante tratando de impedir el funcionamiento de la antena, lo que sería inminente. “Hablamos con los obreros el sábado a la mañana. Dijeron que no iban a continuar y continuaron el domingo”, cuenta Zulma, por lo que temen que los vecinos sean ignorados nuevamente.

La cadena en el grupo de Whatsapp

“Hace un par de meses en el barrio La Paz intentaron instalar una y por la movida de los vecinos la estructura quedó a medio armar y no está en funcionamiento”, cuenta Zulma.

Según la Organización Mundial de laSalud el efecto de las radiaciones electromagnéticas de la comunicación celular en la salud humana es insignificante. Sin embargo, estudios independientes ponen el acento en el efecto acumulativo de alteraciones a nivel celular que podrían promover el desarrollo de cierto tipo de tumores malignos. El tema sigue despertando controversia en el mundo entero y todavía se espera un dictamen definitivo que despeje toda duda.




“Venimos de una zona bastante castigada”, indica Zulma, “rodeada de frigoríficos, la fábrica Cattorini, la refinería sudamericana, los arroyos...” El temor por la antena se justifica: “De contaminación sabemos bastante. Pareciera que somos una población de descarte”, concluye.

Escuchá la conversación completa aquí: 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario