miércoles, 24 de octubre de 2018

GRACIELA DE WILDE: "VIAJABA GENTE GRANDE, CHICOS QUE SALÍAN DEL COLEGIO"


Graciela, vecina de Wilde, iba a bordo de un colectivo que fue apedreado ayer a la tarde en la subida al Acceso Sudeste.

“Ya le había pasado a mi hijo cuando volvía del trabajo en el 570. Ahora me pasó a mí volviendo de las Flores a las 6 de la tarde”, relata Graciela, vecina de Wilde. El recorrido de la línea 295 tiene que hacer un largo desvío y subir al Acceso Sudeste por las obras en el paso a nivel de la calle Las Flores.

“Hay una curva y ahí hay un puesto policial. Pero es como si no estuviera.” El puesto es de la policía local de Quilmes, ya que la subida al acceso es jurisdicción de ese partido.



“El colectivo venía bastante completo. Cuando pega la curva, antes del puente, mano izquierda, las casas están bastante pegadas al asfalto. Ahí es donde empiezan a tirar las piedras. Serían siete chicos más o menos”, continúa Graciela. “Fueron bastantes piedrazos. El colectivo no para, la gente estaba a los gritos. El colectivero sigue andando y preguntaba si estábamos todos bien.”

A plena hora del día es impensable semejante grado de temeridad. “Viajaba gente grande, chicos que salían del colegio. Un vidrio quedó astillado.” Los atacantes eran perfectamente visibles. “Los que tiraban piedras eran chicos, adolescentes, 12, 13 años, un poquito menos también.”

Escuchá aquí la entrevista completa:




No hay comentarios.:

Publicar un comentario