martes, 6 de noviembre de 2018

GRAVE ACUSACIÒN CONTRA CONCESIONARIA DE AVELLANEDA



Raúl, vecino de Lomas de Zamora nos habla de su mala experiencia con la agencia Marinaro de Avellaneda.
OFERTA TENTADORA
“Me vinieron a ofrecer un cero kilómetro a mi casa un plan de ahorro. Me tomaban el usado, se comunicaron conmigo”, cuenta Raúl, que aceptó el contrato para entregar su auto, un Peugeot 405 en parte de pago por una camioneta Fiat Adventure que se comprometieron a entregarle en la segunda cuota.

COMIENZA LA ODISEA
Pero de allí en adelante, a pesar de que seguía pagando las cuotas, la entrega se postergaba por un motivo u otro. “Todos los meses una excusa distinta”, agrega Raúl. Hasta que se cansó y no pagó más. Consiguió habló con quien se presentó como el dueño de la agencia Marinaro, que le aseguró que el primer vendedor había sido echado por estafar a la gente. Así y todo, la concesionaria no se hizo responsable y exigió que siguiera pagando las cuotas sin entrega del nuevo vehículo.

VOLVER A EMPEZAR
“Después me llamaron de otra agencia, que me iban a tomar el plan que me iban a descontar la plata y me tomaban el usado de nuevo”, continúa Raúl. Pero cuando fue a entregar el usado, le dijeron que no tomaban autos de modelos anteriores al 2000. Nuevos problemas: debió dar de baja las tarjetas porque las cuotas se debitaban automáticamente. Esta agencia ya no existe más.

SIGUEN INSISTIENDO
“En total pagué 20 cuotas de un plan de 84: 14 en Marinaro y 5 ó 6 en la otra agencia. Me siguen llamando de Fiat, prometiéndome de todo para volver a engancharme”, agrega Raúl.

CAUSA COMÚN
El vecino también terminó contactándose con otros clientes que también sienten haber sido engañados por la concesionaria. Algunos contactos con conocimientos legales le dijeron que abandone toda esperanza de lograr ganar un proceso largo y difícil en el cual llevaría todas las de perder. La única opción que le dijeron viable es la de enfrentar directamente a la empresa con los otros cliente y conseguir un nuevo contrato a través de la presión personal y mediática.

Escuchá aquí la entrevista completa:


No hay comentarios.:

Publicar un comentario