martes, 21 de mayo de 2019

CABOVERDIANOS EN ARGENTINA: "ESTE PAÍS NOS ABRIÓ LOS BRAZOS"


Adriano Rocha festejó sus 90 años.
El cumpleaños 90 del destacado vecino caboverdiano Adriano Rocha fue la excusa que nos sirvió para hablar con el cónsul honorario Adalberto Vicente Díaz que representa a ese país desde 1994.


La diáspora caboverdiana es enorme en relación con la población de las islas. “Hoy tiene nada más que 520 mil habitantes y calculo que tiene 2 ó 3 millones en todo el mundo, EEUU y Europa. Después de la segunda Guerra Mundial la idea era venir a Argentina porque el trabajo y la posibilidad de desarrollarse y empezar una familia estaba acá”, nos cuenta Adalberto.

NAVEGANTES
Viniendo de una nación completamente insular, el pueblo caboverdiano está siempre relacionado con la navegación. “Están los caboverdianos que navegaron y los que se aporteñizaron”, continúa Adalberto. Sin embargo, a pesar de la distancia entre las islas, todos los habitantes están relacionados con vínculos familiares de alguna manera y mantienen vivas sus tradiciones (música, gastronomía). “Acá vinieron en mayor número de Santo Antão y San Vicente, aunque también de Boa Vista.”

Adalberto Vicente Díaz, cónsulo honorario de Cabo Verde.

CABO VERDE HOY
Cabo Verde es un grupo de islas de origen volcánico ubicadas al oeste de Senegal en el oeste africano. Esta ubicación favorece la utilización de los puertos de Cabo Verde para transferir containers de los cargueros de mayor calado de alta mar a los puertos de África Occidental donde no pueden navegar por la poca profundidad. El turismo es muy importante ya que ofrece un clima de cálido a templado prácticamente durante todo el año al visitante europeo. “Todas las cadenas más grandes de hoteles están en lugares como Boa Vista, que es una duna inmensa. También hay otras playas hermosas como la de Santa María, que tiene las mejores.”




INMIGRANTES
“Este país nos abrió los brazos y realmente, como hijo de caboverdianos, en ningún momento nos sentimos discriminados en lo laboral. En mi lugar como funcionario hasta mi profesión como abogado, me he sentido acompañado y he construído amistades maravillosas”, refiere Adalberto. “Soy argentino, nací en el Fiorito, soy del Rojo. Soy un agradecido como hijo de caboverdianos por la calidad del vecino, por lo que les dieron a mis padres la oportunidad para que yo llegara a estudiar, al recibirlo como a uno más en el barrio”.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario