lunes, 13 de mayo de 2019

EL DIVÁN: LOS SUEÑOS



La licenciada Paulik se refiere a la vida onírica y su importancia en la salud mental y el análisis del inconsciente.


Aunque creamos que no o nos olvidamos frecuentemente de lo que soñamos, la verdad es que todos lo hacemos. La actividad onírica inconsciente nunca se detiene ya que es un mecanismo de la mente para reconstituirse a sí misma y prepararnos para continuar al día siguiente con una psique despejada y alerta. Por algo uno de los métodos de tortura más ubicuos es la privación del sueño.

EL INCONSCIENTE SUBJETIVO
Sigmund Freud, santo padre del psicoanálisis, fue el gran descubridor del inconsciente. Fue un hallazgo revolucionario y hasta escandaloso para la pacata sociedad de comienzos del siglo XX. En los sueños, precisamente, el protagonista y el director es el mismo sujeto: el inconsciente. Freud distingue en el sueño un contenido manifiesto y un contenido latente. El contenido manifiesto es fácilmente reproducible a través de la descripción y el relato. El contenido latente se refiere al aspecto profundo del inconsciente: deseos reprimidos y traumas. El análisis del sueño permite conocer en detalle la vida inconsciente del individuo. No hay necesariamente una relación jerárquica entre vida consciente e inconsciente y hasta importa más esta última (por cierto es así en el psicoanálisis), si tenemos en cuenta que nunca descansa y que contiene la vida del sujeto libre de toda censura y mediación de la vigilia y la cultura.

DESEOS
Los materiales del sueño son la realización del deseo y lo que se llama “resto diurno”. Por esto último se entiende una idea, un afán o también un deseo recurrente a lo largo de la vigilia que encuentra su concreción al dormir. En los sueños más “raros”, que son los que más nos cuesta entender y que creemos una libre asociación de ideas o un delirio psicodélico sin más, el psicoanálisis encuentra, cómo no, también la realización de deseos.

CONDENSACIÓN Y DESPLAZAMIENTO
Son dos recursos del sueño para economizar personajes y características. La condensación reúne en un objeto o personaje detalles y rasgos de varios otros. El desplazamiento es cuando un personaje en realidad hace referencia a otro personaje (u objeto).

PESADILLAS
En la pesadilla entra en escena la angustia, una situación de tensión que provoca malestar, dolor y ansiedad en la vigilia del sujeto. La pesadilla nos está queriendo comunicar la necesidad de resolver esa situación y recuperar la armonía con el entorno (vida familiar, social, económica). Los recursos de la pesadilla (persecuciones, caídas, muerte) son fácilmente traducibles a los problemas de la vigilia en términos metafóricos(persecución=deudas que persiguen, por ejemplo).

Escuchá aquí la sección completa:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario