lunes, 3 de junio de 2019

DIVÁN: LOS ADULTOS QUE NO QUIEREN CRECER



El tema de esta semana es la 'adultescencia', neologismo que define al adulto que se resiste a abandonar irresponsabilidades y provilegios de la adolescencia.


El fenómeno implica la llegada a la adultez física pero no a la emocional y es un efecto residual de las mejoras en la calidad de vida y el culto a la juventud. En términos absolutos, la gente llega a edades más avanzadas, demora el momento de formar una familia y abandonar el hogar paterno. Esto deriva en una cultura 'adolescentizada', que cultiva la superficialidad.


LÍMITES
Se da el caso de la persona mayor con hijos en edad adolescente que tiene el mismo comportamiento del hijo, que comparte sus grupos de pertenencia, gustos, ropa, etc. Bajo estas circunstancias se da el conflicto y la competencia. Para el adolescente este límite borroso implica un perjuicio porque no tiene una figura de autoridad que la contenga.


COMPARTIR
Puede haber momentos compartidos entre padres e hijos en los que el hecho de hacer la misma actividad no lleva a que los límites se desdibujen. Es simplemente un momento de esparcimiento, que no pone en peligro la autoridad, la experiencia y los límites del adulto.


AL REVÉS
El adulto es el modelo de experiencia, sabiduría, autoridad y contención del adolescente. En el extremo, suele ocurrir que el adolescente asume este rol ante el extravío de los padres que perseveran en una conducta inapropiada.


ESCUCHAR
Tenemos que empezar a escuchar a nuestros hijos y actuar como adultos. Ahí nos vamos a enterar de sus verdaderas necesidades. Renunciar a la adultez es negar nuestra autoridad, madurez y nuestra sabiduría.

Escuchá aquí nuestra sección Diván:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario