lunes, 1 de julio de 2019

EL DIVÁN: VIOLENCIA DE GÉNERO



En su reencuentro con los oyentes de En La Mira, la licenciada Cristina Paulik se refirió al siempre candente tema de la violencia de género.


Un aspecto alarmante del comportamiento de la víctima de violencia de género es la dependencia del victimario, de quien parece no poder o no querer alejarse. "Hay una relación que hace que la víctima no pueda ver lo que le está pasando, como si fuera la película de otro", remarca la psicóloga. "La víctima no dimensiona lo que le puede pasar. Es complicado que tome conciencia."

POSESIÓN
El agresor considera a la víctima como una posesión más, como si fuera un objeto del mobiliario. Esto está en la raíz de las escenas de celos, que llevan a que sea imposible para la víctima poder rehacer su vida sentimental con otra persona. "Hay un sentido de posesión que implica una relación de dominio y de narcisismo."

ATENCIÓN A LAS SEÑALES
Hay conductas que pueden parecer irrelevantes pero que sirven como señal de que algo está mal en la psique de un individuo y que está dispuesto a emplear la violencia tarde o temprano. "Esto puede empezar en el noviazgo, con pequeños gestos violentos, de control y de celos, maltratos emocionales. Desde entonces habría que ir pidiendo ayuda", señala Paulik. "Siempre hay una historia detrás del violento."


RESGUARDO FÍSICO
Por último, la especialista indica que junto con el pedido de ayuda a las instituciones, hay que alejarse físicamente del agresor y ponerse a salvo a sí misma y a los hijos, ya que pasado el límite de las inhibiciones sociales las consecuencias pueden ser fatales: "Hay que hacer la denuncia y siempre ponerse a salvo".

Escuchá aquí la sección “El Diván”:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario