viernes, 18 de octubre de 2019

ATROPELLADO POR CAMIÓN MUNICIPAL: "FERRARESI NUNCA ME LLAMÓ"


La municipalidad de Avellaneda no solo precariza a sus trabajadadores, como ya vimos, sino que también mira para otro lado para no hacerse cargo de sus responsabilidades civiles. El caso de Claudio Ojeda es un claro ejemplo.


“Hace diez años trabaja en la municipalidad. Nunca tuvo un puesto fijo. Hace cinco años lo pusieron para levantar basura en los camiones”, nos cuenta Susana, vecina de Avellaneda y madre de Claudio Ojeda.


EL HECHO
El accidente ocurrió el 25 de noviembre 2016. Durante la recolección, el manubrio de apoyo se rompió y Claudio quedó bajo las ruedas del camión. El conductor, Ricardo Romero, no advirtió nada anormal, ni advirtió nada de nada, porque manejaba fumando y con auriculares puestos. Los vecinos tuvieron que golpearle la ventanilla para que se detuviera.


Trabajadores municipales de Avellaneda poniendo en riesgo su vida todos los días


NO FUE NADA
La prioridad del personal municipal fue restarle importancia al asunto. Los primeros auxilios corrieron a cargo de un vecino que improvisó un entablillado mientras llegaba la ambulancia. “Los encargados me dijeron que era un raspón nomás”, detalla Susana.


IRRESPONSABILIDAD
Del accidente laboral no se hizo cargo nadie. Ni la ART, ni el seguro, ni la municipalidad. Claudio fue pasado a planta permanente inmediatamente como para mantener el asunto acallado, pero su madre siguió el juicio civil correspondiente.



SILENCIO
La demanda civil asusta a los abogados, que tratan de convencer a Susana de que desista o directamente no quieren tomar el caso, porque la municipalidad de Avellaneda es un contendiente temible. Los intentos de conseguir una audiencia con el intendente también fueron infructuosos: “En la municipalidad hablé con un muchacho que se llama Carlos que es secretario del secretario del intendente, le pregunté si podía hablar con él para explicarle todo el problema pero nunca me llamó”.


AMENAZAS
A todo esto, el conductor del camión (que sigue trabajando en la municipalidad) y otros dos empleados se dedican a hostigar y amenazar a la familia de Claudio. “Lo sacaron por lo menos dos meses de manejar camiones pero sigue manejando camionetas.” Hace poco les tiró una camioneta encima a Susana y su esposo cuando fueron a sacar un turno. “No es la primera vez que me amenazó. Una de mis nenas, de 16 años, estaba en un club y paró el hijo de él en un auto particular, la amenazó y la insultó.



PRESIONES
Las denuncias en comisarías y en el polo judicial quedan en la nada. La policía dice que “hace falta la exhibición de un arma por lo menos” y en el juzgado le piden “dos testigos”. La impresión es de que nadie quiere causarles problemas a la gestión Ferraresi.


DSECONSIDERACIÓN
El trato a Claudio en la dependencia municipal donde pasó a trabajar en planta permanente es bastante desconsiderado. Susana nombra a dos empleados de apellido Bianculli y Godoy, que se burlan de su renguera y le encargan tareas pesadas. Claudio todavía no tiene el alta médica por su accidente.


RESPONSABILIZADOS
Por último, Susana hace una advertencia a la inacción de las autoridades: “A vos Ricardo Romero, no me mandés tu patota ni tus sicarios ni me mandés la policía. Cualquier cosas que le pueda pasar a mi familia responsabilizo a Bianculli, Godoy y Romero”.

Escuchá aquí la entrevista completa:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario