martes, 17 de diciembre de 2019

"YA NO QUEDABA MUCHO QUE HACER MÉDICAMENTE"


Aún cuando los avances médicos han mejorado notablemente el diagnóstico y su tratamiento, el cáncer sigue siendo esa “larga enfermedad” que tememos llamar por su nombre. Gabriel pudo sobrevivir a un cáncer de pulmón en estadío 4, con metástasis, gracias a un nuevo tratamiento y compartió su experiencia con los oyentes de “La Voz Del Vecino”.


“Empezó con algunos problemitas de salud y los estudios encontraron que tenía cáncer de pulmón. En dos meses llegó al estadío 4, con metástasis en todo el cuerpo”, cuenta Gabriel. “No había mucho que hacer médicamente.”


GOLPE
El diagnóstico cae como una sentencia de muerte. El ánimo del paciente se resquebraja. Se viene abajo todo. “El primer golpe es de bronca. Uno se pregunta '¿por qué a mí?' y no encuentra la respuesta. Yo me aferré mucho a la religión y a la gente que me rodea.”


NIVOLUMAB
Gabriel resolvió no darse por vencido ante la adversidad. “Me propuse probar todo lo que había. Me sometieron dos veces a la quimioterapia tradicional, que no produjo ningún resultado.” Lo siguiente fue un medicamento recién llegado al país, Nivolumab, que refuerza el sistema inmunitario para destruir células cancerosas. “La fabrica un solo laboratorio norteamericano, la dosis cuesta 600 mil pesos y tuve que tomar 46 dosis.”


EN BUENAS MANOS
Fue clave la intervención de la obra social OSECAC para el acceso al medicamento. “No se atrasó ni una vez con las dosis. Se portaron de maravilla”, reconoce Gabriel.


NO ES LO MISMO
Ya recuperado y de vuelta hace cinco meses a su puesto de mecánico en la empresa Sullair, Gabriel repasa su experiencia con otra actitud. “Lo quiero contar desde mi punto de vista y no esconderlo. La palabra cáncer no tiene que ser sinónimo de muerte”.

Escuchá aquí la entrevista completa:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario